La tan esperada cumbre entre las y los líderes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Unión Europea (UE) está prevista para los días 17 y 18 de julio de 2023 en Bruselas. Las y los representantes de los sesenta Estados (33 de la CELAC y 27 de la UE), casi un tercio de la membresía de las Naciones Unidas, y que comprenden unos 1.200 millones de personas, llegarán a conclusiones que probablemente repercutirán en la vida, el modo de vida y los medios de subsistencia de las y los habitantes de estas dos regiones y tal vez influyan en el desarrollo de la condición humana en otros lugares.

El contacto inicial de Europa con América Latina y el Caribe, hace más de 500 años, desencadenó fuerzas que alteraron, de manera irreversible, la economía política y la sociedad de nuestras dos regiones. A través de la fiebre de la historia, Europa rehízo nuestra América y a sí misma: El colonialismo, el racismo, el genocidio indígena, la esclavitud de los cuerpos africanos, el capitalismo globalizado, los avances tecnológicos y la expansión del cristianismo transformaron tanto a nuestra América como a Europa, en una unión desigual.

La reclamación de la independencia en nuestra América entre los siglos XIX y XX, el fin de la esclavitud y la evolución de una civilización “criollizada” de autenticidad, legitimidad histórica y nobleza han engendrado en nosotros/as un profundo sentido de autodominio para comprometernos con el mundo, incluida Europa, en interés de la humanidad y de nuestra propia humanización. “Nuestra América” tal como la concibieron Toussaint L' Overture, Simón Bolívar, José Martí y Marcus Garvey es la construcción de nuestro tiempo. En consecuencia, la CELAC, como vehículo político paraguas de nuestra América, está decidida a dar forma y mejorar nuestra unión con Europa, de una manera acorde con nuestras respectivas civilizaciones, en paz, seguridad, prosperidad y desarrollo sostenible para todas y todos.

En la CELAC comprendemos que, de todos los tiempos, sólo el futuro es nuestro para profanarlo; el presente es el pasado; y el pasado, travesuras en abundancia. Europa también comprende que, en nuestra búsqueda por evitar la profanación de nuestro futuro, la opción de la subordinación-superordinación no está disponible; una asociación creativa entre iguales, sin condiciones previas, con una agenda acordada y resultados óptimamente satisfactorios, aplicada eficazmente de forma continuada, es el único camino viable. Un verdadero “nuevo mundo” entre Europa y nuestra América exige que no miremos al pasado; el futuro no está detrás de nosotros/as; en el fondo, está ante nosotros/as.

Al trazar el camino a seguir, la CELAC es consciente de que los hombres y las mujeres hacen historia, pero sólo en la medida en que las circunstancias de la historia y la condición contemporánea se lo permiten. Nosotros/as mismos/as no elegimos estas circunstancias, pero podemos, juntos/as, cambiarlas para mejor, para toda la humanidad.

La agenda para una asociación del “nuevo mundo” entre la CELAC y la UE en la Cumbre de Bruselas de julio de 2023 incluye necesariamente temas fundamentales: Inclusión Social, Reducción de la Pobreza, Igualdad Social, Reparaciones, los Objetivos de Desarrollo Sostenible relevantes; Cambio Climático, Biodiversidad, Degradación de la Tierra; Salud, Pandemias y Bienestar; Financiación para el Desarrollo, incluyendo la Iniciativa de Bridgetown; Conectividad - Aérea, Marítima y Digital; Vínculos Pueblo a Pueblo en Educación, Cultura, Deportes; Inversión y Asociaciones Económicas; Crimen y Seguridad Ciudadana; Diálogo Político sobre temas contemporáneos de conflicto, paz, diplomacia madura e integración regional.

Sin duda, tanto la CELAC como la UE tienen sus propias prioridades y énfasis, lo cual es comprensible. No obstante, los desafíos urgentes que existen en las circunstancias contemporáneas a nivel mundial, para Europa y para nuestra América, nos obligan a centrarnos en un conjunto de asuntos acordados para mejorar la situación de todos nuestros pueblos respectivos.

La urgencia de la condición humana contemporánea fue puesta de manifiesto en una reciente carta (03 de abril 2023) a todos/as las Jefas y los Jefes de Gobierno de los Estados miembros de las Naciones Unidas por el estimado Secretario General de las Naciones Unidas, nuestro querido amigo Antonio Guterres:

“Los múltiples problemas de los últimos tres años han asestado un duro golpe a los esfuerzos de implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Millones de personas han caído en la pobreza. Las desigualdades han aumentado considerablemente. Los derechos de las mujeres y las niñas se han visto asediados. Incluso antes de que se produjeran estas crisis, no íbamos por buen camino para alcanzar los objetivos de 2030. Muchos cambios políticos, innovaciones, transiciones e inversiones fundamentales no han avanzado a la velocidad o escala necesarias. Y en todos los frentes -COVID 19, Acción por el Clima, Financiación de los ODS- la comunidad internacional no ha hecho lo suficiente para dar a los países más vulnerables una oportunidad justa.”

La próxima Cumbre CELAC-UE tiene el potencial de aportar liderazgo, y más, para abordar estos desafíos globales insolubles que afectan a nuestros 60 países en el nexo CELAC-UE, y para abordar nuestras propias y preocupantes inquietudes específicas. El mundo nos observa; los pueblos de nuestra América y Europa, también. No debemos defraudarlos.

 

Para solicitudes de prensa por favor contacte a: press@eulacfoundation.org